Castilla-la Mancha, Epicentro Industrial de la Nueva Economía

La Cámara de Comercio Hispano-Checa tuvo el placer de asistir a la jornada Castilla-La Mancha, Epicentro Industrial de la Nueva Economía celebrada el día 19 de febrero de 2020 en la sede del club financiero Génova en Madrid. El evento fue organizado por IPEX para informar y apoyar las oportunidades de crecimiento, inversión e innovación en la región de Castilla-La Mancha.

Según las palabras de María Jesús Fernández (directora ejecutiva de ICEX – Invest in Spain), España es la tercera economía en el mundo en inversiones extranjeras en proyectos greenfield después de los Estados Unidos y Reino Unido y su crecimiento se atribuye especialmente al clima de comercio, al tamaño del mercado y al gran turismo.

Patricia Franco, consejera de Economía y Empleo de Castilla-La Mancha,  destacó la importancia de Castilla-La Mancha donde el crecimiento de la inversión extranjera se ha multiplicado por seis desde el año 2015. Aseguró que en esta comunidad autónoma de España se encontraban todos los ingredientes para convertirse en el epicentro de la nueva economía y ser ideal para la inversión extranjera. El beneficio se ve especialmente en su ubicación, ya que está rodeada por siete regiones que cubren más del 60 % de la población española y tiene una red de comunicación de primera clase.

Los sectores estratégicos incluyen el sector logístico, que crece rápidamente y como lugar de almacenamiento ha atraído a grandes compañías como Amazon o FM Logistics, etc. También el sector aeronáutico se está convirtiendo en uno de los principales motores económicos de la región. Castilla-La Mancha representa la tercera región en producción y ha experimentado el mayor crecimiento en la industria de la aviación en comparación con otras regiones de España. Muy importantes son también las  energías renovables y el sector agroalimentario, que ofrece muchas atractivas oportunidades para invertir.

El plan para el futuro consiste en el desarrollo financiero, la inversión, la innovación empresarial y la seguridad de un crecimiento sostenible impulsado por los intentos de crear una economía circular, como la que encontramos en Castilla-La Mancha desde el año 2017.