Proyecto Trabajar en Chequia

Trabajar en Chequia es un Proyecto piloto desarrollado por CzechInvest en cooperación con la Embajada de España en Praga, que tiene como misión servir como herramienta para facilitar la búsqueda de trabajo a los jóvenes hispanohablantes que buscan oportunidades laborales en la República Checa. Asimismo, ayuda a las empresas checas con la búsqueda de profesionales hispanohablantes.

La República Checa, corazón de Europa, es una democracia parlamentaria con su capital en Praga. En la República Checa hay más de 10 millones de habitantes y se divide en 14 regiones. La lengua nacional es el checo y la moneda nacional es la corona checa, CZK. Es miembro de la Unión Europea desde 2004, y además es miembro de OTAN, FMI, BM, OMC, OCDE, OSCE y ONU.

¿Por qué atraer mano de obra extranjera a la República Checa?

  • Nivel de desempleo sumamente bajo
  • Difícil encontrar talento local
  • Necesidades lingüísticas 
  • Gran número de empresas internacionales
  • Crecimiento de empresas

¿Por qué participar?

  • Reducir el nivel de desempleo entre los jóvenes
  • Apoyar la transferencia de conocimientos/know-how
  • Apoyar la movilidad de las personas en la UE
  • Promover la imagen del país
  • Ayudar a los graduados recientes a comenzar su carrera profesional en empresas internacionales

Oferta del empleo 

  • Puestos de trabajo cualificados
  • Multinacionales
  • Marketing, finanzas, comercio, obras
  • Inglés obligatorio, español es una ventaja
  • Puestos de trabajo se rigen por la legislación checa

¿Qué ciudad elegir?

Praga

  • Una ciudad de las más maravillosas de Europa
  • La oferta de trabajo más amplia en Chequia
  • Vida social diversa
  • Destino turístico

Sin embargo, otras ciudades del país ofrecen buenas oportunidades para los extranjeros. Brno, la segunda ciudad más grande del país, es una localidad dinámica, con abundancia de población joven y con muchos menos turistas. Ostrava, Pilsen, Olomouc o Liberec también son una buena opción; sitios tranquilos con una buena oferta de ocio y oportunidades laborales.

Por lo general en las ciudades de la República Checa no es imprescindible el checo para la vida cotidiana. La población joven, en su mayoría, sabe hablar inglés. En cualquier caso, siempre será bueno contar con la ayuda de alguien que sepa checo para determinados trámites (el personal de recursos humanos de las multinacionales suele orientar a los trabajadores con los trámites básicos). El Instituto Cervantes en Praga ofrece clases de checo para los hispanohablantes todo el año y para todos los niveles. 

Fuente y Fotos: trabajarenchequia.es